Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Cómo viajar cuando se tiene Diabetes

Tener diabetes le da un toque de complejidad a la planificación de unas merecidas vacaciones. Cambiar la rutina, estar en otro huso horario, realizar más actividades, comer sobre la marcha o probar nuevas comidas puede afectar su salud. Usted querrá estar listo para todo, ¡pero no se estrese! Estamos aquí para facilitarle las cosas y le brindamos una descripción de todo lo que necesitará para viajar en auto, autobús, avión, barco o tren.

Realice una consulta con su médico

Si su viaje durará más de uno o dos días, consulte con su médico o farmacéutico algunas semanas antes de irse. Hágales saber sobre los planes que tiene para viajar y pregúnteles si tienen alguna preocupación o recomendación.

Reciba las inmunizaciones que necesite o pida recetas médicas adicionales.
Pídale a su médico que escriba una carta explicando que usted tiene diabetes, la cual también incluya una descripción del tratamiento que usted realiza. Esta carta podría ser útil cuando usted tenga que pasar por los controles de seguridad, cuando vaya a una farmacia o en caso de que usted necesite la asistencia de otros profesionales de la salud cuando esté de viaje.

Solicite lo que usted necesita

Llame por teléfono a la aerolínea, compañía de ferrocarriles o crucero antes de viajar y pregúnteles si cuentan con viandas especiales para personas con diabetes y si pueden refrigerar la insulina. Es probable que las compañías estén preparadas para cubrir sus necesidades.

¿Viajará a otro país? Es una buena idea que aprenda  (o al menos se anote en un papel) frases útiles en el idioma local, como “yo tengo diabetes” o “¿dónde está el hospital o clínica?”. Investigue un poco y busque la dirección de al menos una clínica u hospital del país al que viaje que cuente con personal que hable su idioma.

Si viajará en avión, incluso antes de hacer las valijas, busque y lea las pautas para los pacientes con diabetes que tienen los aeropuertos que usted visitará. La mayoría de los aeropuertos le permiten llevar lo que sea que usted necesite, ya sea medicamentos, insulina, jeringas, microinfusoras de insulina y todos los materiales relacionados; como también alimentos para tratar los niveles bajos de glucemia, pero igualmente todo debe pasar por los controles de seguridad. Quizá los aeropuertos que visite no le pidan llevar una receta médica, pero si tiene una, es posible que ayude a contestar cualquier pregunta que le hagan durante el chequeo. Póngase en contacto con el personal de los aeropuertos para saber si existen otras restricciones específicas y locales que usted deba cumplir.1

No ahorre espacio cuando haga las valijas

Lleve materiales y medicamentos de más. ¿Cuánto tiempo se irá de viaje? Agregue materiales como si viajara por dos semanas más de las que tiene previsto y de esa manera estará cómodamente preparado para lo que sea.

Si va a viajar en avión o en tren, necesitará un bolso de mano. Todos (de verdad, todos) los medicamentos, medidores, jeringas, tiras reactivas, materiales de la microinfusora de insulina, cualquier cosa que usted necesite, deben permanecer con usted. No es solo conveniente, sino que también es más seguro, ya que las bodegas por lo general no están climatizadas.

Las listas son importantes: incluya la información de contacto de su médico, todos los medicamentos que usted toma y las instrucciones de lo que necesitaría en caso de una emergencia.

Es probable que usted ya esté acostumbrado a llevar consigo refrigerios, jugos o tabletas de glucosa. Recuerde llevar de más.

Para que el chequeo en los controles de seguridad sea lo más llevadero posible, mantenga los materiales, el equipamiento y los medicamentos para la diabetes en su paquete original, con las etiquetas de prescripción médica bien a la vista.  

Es probable que durante el viaje usted camine más de lo normal, por lo tanto, lleve uno o dos pares extra de zapatos cómodos y medias para cuando se le cansen los pies.

Cambiar de husos horarios
Cuando viaja hacia el oeste, el día de viaje se hace más largo. Cuando viaje hacia el este, el día de viaje se hace más corto. Si usted utiliza insulina o toma medicamentos por vía oral, es muy probable que necesite ajustar los horarios del tratamiento, incluyendo los refrigerios y las comidas, durante el trayecto hacia su destino. Por lo general, un día más largo supondría que usted necesitaría más comida y más medicamentos, y una día más corto significaría que necesitaría menos de ambas cosas.2 Por esa razón, es recomendable que controle su nivel de glucemia más seguido y eso lo ayudará a mantenerse dentro de los rangos establecidos. Antes de viajar, consulte con su médico y establezca un plan para controlar la diabetes durante el viaje.

Mientras está en camino

Durante el trayecto antes de llegar a su destino, no permanezca sentado por mucho tiempo. Si es posible, levántese y estire las piernas o camine durante algunos minutos una vez por hora.

Controle los niveles de glucosa en sangre con más frecuencia de lo normal. Es probable que usted camine más y que pruebe nuevas comidas y estos cambios en la rutina podrían afectar los niveles de glucemia.

Hablando de hacer más ejercicio, préstele mucha atención a sus pies. Cámbiese seguido los zapatos para evitar que le salgan ampollas y revise con frecuencia para ver si se le formaron ampollas. Si usted tiene problemas en los pies debido a la diabetes, es recomendable que en la playa o en la piscina utilice calzado protector.

Si no está seguro de qué es lo que hay en su plato o en su vaso, pregúntele al personal. Es importante que usted sepa cuántos carbohidratos está ingiriendo.

Nunca se olvide de utilizar una placa de identificación médica, que les permite a las demás personas saber qué tipo de diabetes tiene usted.

Y lo más importante, ¡que tenga unas hermosas vacaciones!

Sugerencias para que tengan en cuenta las personas con diabetes antes de viajar

  • Consulte con su médico para recibir inmunizaciones o prescripciones médicas
  • Llame con anticipación y pregunte si las compañías cuentan con viandas especiales. De ser así, solicítelas.
  • Lleve en la valija materiales y medicamentos para dos semanas más de lo que durará su viaje
  • Cree una lista de contactos: su médico, cobertura y al menos un hospital del lugar al que usted viaje

1 Clinical Diabetes. Flying with Diabetes. Disponible en: http://clinical.diabetesjournals.org/content/21/2/86.full Accedido el 30 de junio de 2015.

2 Diabetes UK. Travel. Disponible en: https://www.diabetes.org.uk/FAQ/Travel-questions/#anchor_4961 Accedido el 24 de agosto de 2015.

Compartir

Archivado como: